Con amor, Simon y la normalización

La adolescencia es una época de dudas, inseguridades y cambios que pueden influir en toda una vida. Además es la época del instituto, de amigos para toda la vida (o eso parece) y de las primeras relaciones románticas. Una época tan convulsa e interesante (por qué no decirlo) que el cine no ha podido evitar llevar a la gran pantalla en numerosas ocasiones con chicas y chicos imberbes, todos ellos en plena edad del pavo. A todos se nos viene a la cabeza numerosos ejemplos de películas donde un grupo de adolescente tiene que superar una serie de obstáculos con una fase de autodescubrimiento y los directores nos presentan sus historias por medio de la comedia liviana o el drama, en ocasiones también con algunos tintes o momentos cómicos, donde un chico o chica sabe finalmente ganarse el corazón de sus compañeros o consigue descubrir una lección demasiado madura para su edad. Seguro que a todos se nos viene a la cabeza innumerables ejemplos de este tipo y Con Amor, Simon  es solo un ejemplo más con la salvedad que el protagonista es homosexual.

Love, Simon

Como el propio protagonista confiesa, Simon es un chico normal con una familia y amigos idílicos. Parece que su vida no puede ser más perfecta con la excepción que tiene un gran secreto que nadie conoce. A pesar de estudiar en un instituto aparentemente casi perfecto (a todos nos hubiera gustado tener el director de instituto que tiene el protagonista), de vivir en una familia comprensiva y moderna y de tener los amigos con los que cualquier adolescente sueña, Simon tiene la necesidad de sentirse cercano a alguien y conectar de una forma profunda, especial y sincera como nunca antes lo había hecho debido al gran secreto que esconde. Esa oportunidad se le aparece cuando lee una publicación en una red social la sincera declaración de alguien que se encuentra en la misma situación que él esta sufriendo. A pesar de solo hablar con esta persona a través del correo electrónico y de no saber quién es, Simon pronto siente una conexión con él. Al mismo tiempo, empieza a obsesionarse con la necesidad de saber quien es la persona con la que se siente tan íntimamente unida y con la que comparte secretos que no le ha contado a nadie.

El film es un fiel reflejo de los problemas a los que se ha podido enfrentar todas las generaciones de adolescentes de la historia pero con el añadido de los peligros de lassimon-27c00057-crop-1529585810 nuevas tecnologías. Además, el director acierta al modernizar y representar ciertas actitudes que, sin ser abiertamente homófobas, nos alejan de lo que debe ser una normalización deseada. El miedo a que todo cambie es el mayor miedo de Simon y tiene ante sí un reto de gran enormidad al que sus compañeros y amigos heterosexuales no se tienen que enfrentar, como bien refleja la película con un gran sentido del humor.

Basada en la novela de Becky Albertalli, la película utiliza la mayor parte del tiempo un tono alejado de todo dramatismo utilizando una narración desenfadada y cómica para tratar temas profundos y difíciles, además de delicado por la edad en el que se contextualiza. Sin embargo, esto no significa que la narración no caiga en lo convencional y en ciertos clichés muy manidos con una parte final que se apoya claramente en el melodrama fácil, aunque no por ello menos efectivo ya que consigue su objetivo logrando que incluso a una parte del público se le pueda escapar algunas lágrimas. Pero es un tramo circunstancial dentro de una película con un tono mayoritariamente cómico y desenfadado que consigue cumplir su misión moviéndose en unos parámetros narrativos convencionales y muy utilizados sin dejar que el público deje de entretenerse.

Con amor, Simon bebe claramente de las películas de John Hughes y de todos los clichés habituales del género de películas de adolescentes con la única salvedad o novedad que, en esta ocasión, el protagonista es homosexual y la película tiene claros tintes reivindicativos o, al menos, busca una cierta normalización. El film se aleja de los parámetros de películas reivindicativas muy premiadas y reconocidas como son el caso de Moonlight Brokeback Mountain, pero lo hace de una manera consciente para reivindicar la necesidad y la posibilidad de realizar películas que traten estos temas de una forma menos elevada y más mayoritaria. Su principal arma de normalización es utilizar técnicas y escenarios fácilmente reconocibles por el espectador medio y utilizarlos para contar una historia sobre un chico adolescente homosexual. En el género por antonomasia donde todos los adolescentes se veían reflejados o al menos donde se entretenían con historias de personajes más o menos cercanos a ellos es de donde surge y se desarrolla la historia de Simon. Con amor, Simon puede ser una película poco novedosa y poco rompedora, pero era y es una película totalmente necesaria.

 

 

con-amor-simon-pelicula-lgbti-6-1529393133

Advertisements

One thought on “Con amor, Simon y la normalización

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s