Borg vs McEnroe: el partido del siglo

Borg vs McEnroe, la opera prima de Janus Metz, nace en un momento en el que las películas sobre el deporte o sobre grandes acontecimientos o personajes deportivos parecen estar en buena forma tras los estrenos de I, Tonya La batalla de los sexos. En esta ocasión, nos encontramos ante un biopic que utiliza el tenis y el denominado “partido del siglo” como excusa  para adentrarnos en un thriller psicológico que nos narra la infancia y la vida de los dos tenistas protagonistas cuando están alejados de los focos y las pistas de tenis.

La película empieza en la antesala del gran enfrentamiento de Borg contra McEnroe,borg-mcenroe-1 tenistas con estilos aparentemente completamente distintos. McEnroe es impetuoso y puro rock’n roll, la promesa díscola del tenis. En el otro lado de la pista se encuenta Borg, ganador de Winbledon en cuatro ocasiones con tan solo 24 años y que se encuentra ante la posibilidad de hacer historia si gana por quinta vez el torneo. Todo el mundo del tenis adora a Borg, el gran tenista que fue toda una sensación adolescente tras debutar con tan solo 15 años y que consiguió convertirse en el caballero de las pistas de tenis. Y todo el mundo odia a McEnroe, el enfant terrible que se dedica a gritar y romper raquetas cuando se enfada y que hace temblar todos los cimientos en los que se sostiene la conducta y tradición del tenis.

MV5BZWM4MmQ5MDMtNGRmOS00NTc2LTg1OGQtMDE4YmRiYjQxMjBmXkEyXkFqcGdeQXVyNjU5MjQ2NTM@._V1_SY1000_CR0,0,1499,1000_AL_

El film avanza de lo particular a lo general para mostrar a la presión y deseo de ganar a los que se ven sometidos los grandes deportistas, provocando que la película no se asiente ni se centre en las caricaturas creadas por la prensa de la época. La narración nos sumerge en los puntos en común y en los mismos miedos a los que se enfrentan los dos tenistas. Con una serie de flash-backs, mucho más acertados los flash-backs dedicados a Borg que a McEnroe, y con las escenas alejadas de los partidos del tenis, la película se centra en el difícil mundo alejados de los focos donde los mitos se caen ante la presión que les rodea. Además, el tenista consolidado se ve reflejado en el joven estadounidense. El tenista estadounidense quiere aprender e imitar al tenista sueco que ha conseguido convertirse en el mejor tenista del mundo y que se encuentra ante la posibilidad de hacer historia. Ambos se admiran y se comprenden.

Dos grandes personajes llevados a la gran pantalla por dos grandes interpretaciones, destacando la de un Shia Lebouf que parece estar hecho a medida para poder recrear la personalidad díscola e irreverente de McEnroe. Pero donde el director y la película hace un alarde de creatividad y habilidad técnica es en la parte final donde se escenifica la final de Winbledon de 1980. Llama la atención como esta rodado cada punto y cada momento del partido llegando a crear una tensión e incertidumbre que parece imposible en la representación de un partido que se jugó hace casi 40 años. El film termina con un gran espectáculo tenístico después de haberte mostrado la antesala, eso que esta alejado de los focos y de las grandes narrativas de los acontecimientos históricos deportivos.

Borg_McEnroe_La_pel_cula-760557124-large

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s