Reparar a los vivos: la importancia de la humanidad

La donación de órganos salva numerosas vidas en todo el mundo gracias a la generosidad de personas anónimas que, con un gesto simple pero de gran importancia, le dan una segunda oportunidad a otras personas. Y esto es lo que refleja la película Reparar a los vivos donde vemos el camino que sigue un corazón que va a ser trasplantado. A través de la historia de un chico que sufre un accidente de coche, vemos 533275.jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxxen el filme todo el proceso que conlleva la donación de órganos desde los difíciles momentos de los familiares del fallecido hasta la alegría de las personas cercanas a quien recibe el trasplante.

La película comienza con un chico que sale de la casa de su novia para reunirse con sus amigos para ir a hacer surf. Un inicio de película en el que no hay diálogos y que todo se cuenta con el poder de unas imágenes potentísimas.  Unas imágenes de gran belleza que se repite continuamente y que demuestra el buen hacer de la directora que consigue, en muchas ocasiones, transmitir solo con imágenes una gran amalgama de sentimientos.

La película esta perfectamente dirigida por Katell Quillévéré, quien sabe representar perfectamente, en la primera mitad del metraje, el duro proceso de asimilación del duelo y el difícil momento de tener que tomar decisiones muy importantes en esas delicadas circunstancias. El dolor y la dificultad de superar la muerte de un hijo esta representado con una gran delicadeza  y elegancia alejándose del sentimentalismo fácil y tópico, en detrimento de convertirse en una película un poco plana a nivel emocional.

reparar-a-los-vivos-2

La película adapta la novela homónima de la escritora francesa Maylis de Kerangal en la que se cuenta dos historias: la del chico que muere joven y la de la mujer mayor que recibe sus órganos. En el filme, al contrario de lo que ocurre en el libro, se le da mayor importancia a la historia de la persona que recibe el trasplante, ya que en la película de Quillévéré se desarrolla con profundidad a todos los personajes que aparecen y que participan en el proceso, enseñándonos cómo lo vive cada uno. La directora da un desarrollo y personalidad a determinados personajes más allá de lo estrictamente necesario a nivel narrativo, otorgando gran protagonismo tanto a los familiares del fallecido y de la persona trasplantada como a los profesionales que participan en el trasplante. La película tiene como objetivo humanizar las estadísticas y discurso que recibimos a favor de la donación de órganos y lo consigue mostrándonos una representación completa y amplia de todo el proceso.

El proceso y la operación de trasplante está muy logrado, consiguiendo que el espectador tenga la sensación de encontrarse realmente en la parte del proceso donde normalmente no se le permite estar. No se le escapa ningún detalle ni a la película ni a la directora que logra filmar una película realista y bella a la vez.

La película es una oda a la donación de órganos. Un gesto anónimo y totalmente altruista que puede salvar vidas y otorga una luz de esperanza para la humanidad, a veces, tan falto de humanidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s