La alta sociedad: El humor absurdo de Bruno Dumont

Verano de 1910 en la bahía de Slack, Francia. Varios turistas han desaparecido y a una pareja peculiar de detectives le toca investigar las curiosas desapariciones. Mientras tanto, el filme nos presenta a una familia de pescadores y a otra de la alta sociedad que pronto verán sus caminos cruzase. Así comienza y se desarrolla la última película de Bruno Dumont. Una comedia que se llevó el premio de mejor película y actriz (Raph) en el Festival de Cine de Sevilla.

El director, que pertenece a ese nuevo movimiento cinematográfico llamado “Nuevo extremismo francés y que se caracteriza por mezclar varios géneros así como la representación de la violencia y el sexo de forma cruda, dirige esta comedia después de años de muchos dramas pero cuya tendencia comenzó a cambiar con El pequeño Quinquin. Todo el filme esta impregnado de sexualidad y violencia pero sin representarla de forma directa y cruda, al contrario de lo que ocurría en sus anteriores trabajos. Lo que sí mantiene de igual forma a sus anteriores películas es la mezcla de actores profesionales con actores no profesionales en un elenco en el quma-loutee destaca Juliette Binoche, como casi siempre en todas sus películas, y el descubrimiento de Raph que representa a Billie que introduce en la película la cuestión de los transgéneros.

La alta sociedad es una comedia llenas de absurdos que recuerdas a películas como Amanece que no es poco (Jose Luis Cuerda, 1989), pero cuyos momentos de humor no funciona de forma tan acertada como en el filme de Cuerda. El director demuestra una cierta querencia por el lapstick, sobre todo manifestada en la pareja de detectives que contienen los mejores momentos de humor y que recuerdan a otras parejas de humor que vimos en el cine a principio del siglo XX o incluso en otros medios como el cómic, recordando a la legendaria pareja de detectives Hernández y Fernández de Tintín.

La Alta sociedad no es solo una película cómica, también es una Romeo y Julieta un poco peculiar y extravagante, además de representar la lucha de clase representada por la familia de pescadores y la familia burguesa que pasa su verano en la bahía de Slack. El director toma parte claramente por la familia de pescadores que se comen a los ricos del lugar como metáfora de las preferencias del director.

La película contiene actuaciones y momentos de humor exagerados y llevados al límite que sirven para introducir y hablar de temas complicados pero que, sin embargo, falla  en muchos momentos en crear situaciones cómicas que consigan realmente su objetivo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s