Kong: La isla calavera. La fuerza de la naturaleza

King Kong subido en lo más alto del Empire State. Esta es una de las imágenes más icónica del cine y su historia una de las que mas se ha representado en la gran pantalla. La película de Merian C. Cooper y Ernest B. Shoedsack, dos veteranos de la I Guerra Mundial, ha sido revisitada en muchas ocasiones como los remake de Peter Jackson (2005), cuya protagonista era Naomi Watts, o las dos partes que hizo John Guillermin (1976 y 1989).  Hace poco llegó a nuestras pantallas una nueva adaptación llamada Kong: la isla calavera, esta vez llevada al cine por Jordan Vogt-Roberts, director de la muy recomendable The Kings of Summer (2013).

Kong: La isla calavera, al contrario de la primera película de King Kong, se ambienta en la década de los 70’s, pocos días después de la finalización de la Guerra de Vietnam. El filme se nutre de esa época para representar las sensaciones y sentimientos de Estados Unidos en esa época y que impulsan la misión que provocará la aventura y descubrimiento del mítico simio. Vemos un país que vive angustiado por la derrota en la Guerra de Vietnam (representado en el personaje Preston Packard, interpretado por Samuel L. Jackson)  y ansioso por superar a la URSS en la Guerra Fría, lo que hace que se embarquen en misiones tan peligrosas y descabelladas como la que hacen que vayan a la isla donde se encuentra
con Kong. Vemos reflejados, en los soldados que realizan esta misión, esa realidad, tantas veces llevadas al cine, de los soldados que no vuelven de la guerrkong-1a igual a como se fueron.  Algunas imágenes de la película nos recuerda a otras anteriormente vistas en filmes de la Guerra de Vietnam (Apocalypse Now es una clara referencia) y que, junto a la maravillosa banda sonora, nos retrotrae a ese tiempo.

Pero todo esto la película lo toca de forma sutil, como excusa por determinados comportamientos y una introducción a todo lo que va a ocurrir. La verdadera misión del director es crear una película que sea puro entretenimiento y lo consigue con creces. El filme es una magnífica historia de aventuras que hace que el espectador no se mueva de su butaca y viva con expectación toda la historia a largo de la película. Pero también tiene un claro mensaje ecologista y a favor de la naturaleza por todas las referencias que se hacen a lo largo del largometraje. Los humanos se sumergen en un mundo que no les pertenece y que nunca podrán gobernar. Nos muestra la naturaleza en todo su esplendor y fuerza eterna. Además es una clara crítica a nuestra sociedad actual de consumo que intenta expandirse por todo el mundo con todos sus males, al contrario de una pequeña sociedad, representada en la película, ajena a todos los peligros de nuestra sociedad y que viven en paz.

El filme recupera ese espíritu aventurero y de descubrimiento de los libros de Julio Verne que en las últimas películas estaba reservado para misiones y expediciones a lo largo del universo, pero que en esta película vuelve y se centra en nuestro planeta. El mundo desconocido es la Tierra y los protagonistas tienen que descubrir todos sus secretos. Nos cuenta una gran historia de aventuras y descubrimientos sin la necesidad de viajar a un lejano planeta de otra galaxia.

Todo esto se une al gran elenco de actores que participan en esta gran superproducción y, entre todos ellos, destaca Brie Larson quien ya sorprendió a todos con su grandísimo papel en La habitación (Lenny Abrahamson, 2015), por la que se llevó el Oscar a mejor actriz, y se sigue confirmando y consagrando como una de las grandes estrellas del Hollywood actual. Larson, quien se encontraba en plena promoción de La habitación durante el rodaje de Kong: La Isla Calavera, crea un personaje alejado del prototipo de mujer débil y protagonista de una historia de Bella y Bestia que podíamos ver en anteriores versiones de King Kong. El personaje de Larson se acerca más a la Jane de Margot Robbie (La leyenda de Tarzán, David Yates, 2016) que al personaje que encarnaba Fay Wray en la King Kong de 1933.

El rodaje de la película duró seis meses y se extendió a lo largo de tres continentes en sitios como Hawai, Australia o Vietnam, lo que provoca que pod282116amos ver escenarios tan maravillosos que, junto al nuevo Kong, crea unas imágenes de una gran factura con guiños a la primera versión de King Kong como en las escenas donde vemos al gran simio apareciendo de una espesa niebla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s