El viajante: la historia de una venganza

Con ocasión de los Oscar que se entregaron la semana pasada, realizamos un repaso de todas las películas nominadas a mejor película de habla no inglesa. Entre ellas, se encontraba El viajante. La película iraní del director Asghar Farhadi ha sido la galardonada como mejor película de habla no inglesa por la Academia estadounidense. El momento de entrega de este premio fue el acto y discurso más político de una gala que se esperaba mucho más crítica e incendiaría contra Trump de lo que realmente fue.

Farhadi dirige una película que, partiendo de una situación cotidiana, sabe representar perfectamente los sentimientos y emociones de unos personajes universales pero que se encuentran en unas circunstancias y contexto determinados. El fiSalesmanlme comienza con una pareja de actores que están representando La muerte de un viajante” de Arthur Miller en un teatro de Teherán y que se tienen que mudar de su casa por peligro de derrumbe del edificio. Un compañero del teatro le ofrece un piso donde pueden mudarse. Allí sucede un hecho muy traumático que tiene relación con la anterior inquilina y, a partir de ese momento, se desarrolla un guión perfectamente desarrollado y estructurado. El director nos muestra una pareja que tiene sobrellevar un acto violento y traumático que tiene como víctima a la mujer. Sin embargo, a medida que avanza la película, el desarrollo de los acontecimientos nos muestra a una mujer valiente y fuerte que se esfuerza por olvidar. Por otro lado, su pareja no consigue superar todo lo acontecido y su ira del comienzo se convierte en ganas de vengarse.

“Farhadi dirige una película que, partiendo de una situación cotidiana, sabe representar perfectamente los sentimientos y emociones de unos personajes universales pero que se encuentran en unas circunstancias y contexto determinados”

El guión del filme puede recordar al de algunas tragedias griegas donde las ganas de venganza, después de un hecho muy traumático, desencadena una serie de acontecimientos donde ninguno de los personajes terminarán bien. Pero donde Fahardi demuestra toda su capacidad técnica y de narración es en el tercer acto del filme donde toda la tensión contenida llega a su máximo nivel. El director iraní consigue, tan solo con tres personajes y sus miradas, desarrollar un análisis perfecto de las emociones humanas. Todo esto unido a unos diálogos maravillosos llenos de matices e interpretaciones.

Si hay algo que choca en esta película sobresaliente, es intento de empatizar o justificar al agresor de la mujer en un momento del filme.Un agresor totalmente deleznable pero que, sin embargo, en la película se utiliza ciertos mecanismos y giros de guión para justificar las acciones del personaje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s